Intima aunque abierta a los contrastes del día
y las delicadezas de la noche.

casa la meta