La partida perfecta, abierta a las brisas de mar
y las vistas gloriosas del Océano Pacífico...

Vogue Living, January 2002.
casa la meta